Beytelmann, el que fuera pianista de Piazzolla, le rinde homenaje en su centenario

Beytelmann, el que fuera pianista de Piazzolla, le rinde homenaje en su centenario

El Patagonia Express Trio acaba de sacar al mercado su primer trabajo discográfico: Piazzolla: Patagonia Express Trio, en el sello Berlin Classics, para conmemorar los cien años del nacimiento de Ástor Piazzolla (1921 -1992). Formado por los hermanos Óscar (violín) y Claudio Bohórquez (violonchelo), y por Gustavo Beytelmann, legendario pianista de Piazzolla en los años 70 y gran conocedor de su obra, el Patagonia Express Trio presenta conocidas obras de Piazzolla como las Cuatro estaciones porteñas, Le Grand Tango o la Muerte del ángel, que muestran la diversidad de su estilo, junto a obras compuestas por el propio Beytelmann: Balada y Tango, dedicadas a los hermanos Bohórquez, que recuerdan el lenguaje musical de Piazzolla, y Ofrenda, obra que Beytelmann compuso en 1992 al enterarse de la muerte de Piazzolla. Además, el disco se completa con Caravan de Duke Ellington, en arreglo para trío con piano de Beytelmann, que nos traslada a Nueva York, donde Piazzolla pasó su infancia y juventud.

Este disco del Patagonia Express Trio dedicado a Piazzolla surge a raíz del encuentro entre los hermanos Bohórquez con Beytelmann, amigo personal y pianista de Piazzolla en numerosas giras: “Su estilo rústico argentino, sus fantasías musicales, más la experiencia de haber compartido escenario tantas veces con Astor Piazzolla, fue decisivo para crear este disco”, señalan Óscar y Claudio Bohórquez.

Nacidos en Alemania de origen uruguayo y peruano, los hermanos Bohórquez han actuado como solistas y músicos de cámara en destacados teatros y festivales como la Alte Oper de Fráncfort, Elbphilharmonie de Hamburgo, Gewandhaus de Leipzig, la Philharmonie de Berlín, Jerusalem International Chamber Music Festival, Kronberg Festival o los Dresdner Musikfestspiele, entre otros. Además, han trabajado con directores de la talla de Daniel Barenboim, Christoph Eschenbach, Neville Marriner o Krzysztof Penderecki.

Óscar toca un violín de Guadagnini “Grande Dame” de 1770, y Claudio, que desde 2016 ejerce como Profesor en la Hochschule für Musik Hanns Eisler de Berlín, toca un violonchelo de Giovanni Battista Rogeri.

(Foto: Peter Adamik)