BARCELONA / Lo mejor de ‘Mitridate’

BARCELONA / Lo mejor de ‘Mitridate’

Barcelona. Gran Teatre del Liceu. 2-XII-2020. Mozart, Mitridate. Michael Spyres (Mitridate), Julie Fuchs (Aspasia), Elsa Dreisig (Siface), Paul-Antoine Bénos-Dijan (Farnace), Adriana Bignani Lesca (Arbate). Les Musiciens du Louvre. Director: Marc Minkowski.

En el programa de la presente temporada del Liceu estaba previsto que Marc Minkowski, al frente de Les Musiciens du Louvre, hiciera su debut mozartiano dirigiendo Mitridate, re di Ponto en versión orquestal. Pero la injuria de los tiempos parecía haberse desatado contra la representación: primero tuvo que cancelarse la prevista para el pasado mes de noviembre; en segundo lugar, encontrada la nueva fecha, ¿qué hacer con mil entradas vendidas cuando el aforo no puede pasar de quinientas plazas? El esfuerzo conjunto de los intérpretes y del equipo del Liceu –sean citados en lugar destacado Minkowski y García de Gomar, el director artístico del teatro- encontraron una solución: ofrecer dos sesiones iguales, de 90 minutos cada una, sacrificando, ay, una gran parte de la partitura. Minkowski explicó al público que se trataba de “the very best of Mitridate”, pero, sin duda, para este enamorado de esta ópera seria, escrita por Mozart con solo 14 años, conocido partidario de dar las obras en su integridad sin aceptar corte alguno, la solución supuso sacrificio.

Lo que en todo caso tuvimos fue un riguroso, brillantísimo, musicalmente extraordinario Mozart. Les Musiciens du Louvre, el conjunto de Minkowski, demostró un virtuosismo y una familiaridad con el estilo de la obra espectaculares. El mismo director fue introduciendo las arias y fragmentos seleccionados, dando noticia sucinta del hilo de la obra, con unas intervenciones deliciosas, no exentas de humor e ironía. Sobre ese contexto brilló la parte del león de esta ópera, las voces. Desde la refulgente versión de la obertura hasta el quinteto final (en este caso el conjunto de los solistas) gozamos de una sucesión de momentos bellísimos, perfectamente concordes cantantes y conjunto instrumental, atentos todos a la impecable, escrutadora y ágil dirección de Minkowski.

Desde su recitativo y aria de apertura Al destin che la minaccia hasta el recitativo accompagnato Pallid’ombre y su aria final, la soprano Julie Fuchs encarnó una poderosa Aspasia, de técnica y estilo excelentes. El rol titular de la obra, Mitridate, corrió a cargo del tenor Michael Spyres, que sustituía al previsto Pene Pati, de la misma forma que el contratenor Paul-Antoine Bénos-Dijan sustituía a Jakub Józef Orliski en el papel de Farnace (un castrato en la versión original). Spyres es un gran especialista en el género y se produjo con una potencia vocal, agilidad y personalidad estupendas. Bénos-Dijan, como Farnace dio una muestra de buen canto en aria Già dagli ochi y en el diálogo final con Mitridate en el que el tenor Spyres se produjo con unos pianissimi conmovedores.

El público, que completaba el máximo aforo permitido, suplió su escasez –un 20 por ciento de la capacidad del teatro- con el entusiasmo con que acogió una representación que le sedujo en todo momento. Uno se pregunta si la versión íntegra de esta larga ópera seria habría mantenido, incluso aumentado, esa seducción o si este “very best of Mitridate” no habrá sido paradójicamente la mejor forma de gozar de las bellezas de la grave partitura.

(Foto: Antoni Bofill)