ALICANTE / András Schiff, objetivo y subjetivo - Scherzo
Lo último