Yuja Wang: ‘Me he sentido humillada’

Yuja Wang: ‘Me he sentido humillada’

La pianista china Yuja Wang ha emitido un comunicado a través su página de Facebook en el que ofrece una explicación del motivo que le llevó a actuar con gafas de sol el viernes por la noche en Vancouver, un hecho que causó una gran sorpresa en el público. Este el el texto de Wang:

Me resulta difícil compartir esto con todos vosotros, pero dadas las circunstancias, así como las críticas y las dañinas especulaciones que se están compartiendo online, creo que es importante que se conozca públicamente lo siguiente.

A mi llegada al Aeropuerto Internacional de Vancouver el viernes, fui detenida durante más de una hora y sometida a un intenso interrogatorio que me pareció humillante y profundamente perturbador. Cuando por fin se me permitió marchar, quedaba muy poco tiempo para viajar al Chan Center for the Performing Arts. La experiencia me había dejado profundamente conmocionada.

Cuando llegué al auditorio, mis ojos aún estaban visiblemente rojos e hinchados de tanto llorar. Me encontraba en estado de shock. Sin embargo, aunque estaba traumatizada por lo sucedido, decidí no cancelar el recital,  para no defraudar al público, que incluía a mi querido profesor Gary Graffman. Decidí que llevar gafas de sol era la única manera de evitar que se viera mi angustia, puesto que no me sentía preparada todavía para hacer una declaración pública sobre lo ocurrido.

Mi principal preocupación en ese momento era ofrecer la mejor actuación posible, y evitar que el público se distrajera con la visión de mis ojos hinchados o con mi comportamiento visiblemente agitado. Jamás se me pasaría por la cabeza desairar o faltar el respeto al público. Todo lo que hago en el escenario tiene como objetivo conectar con la gente; mi público y mis seguidores son los que sostienen mi carrera y me nutren como artista.

Estoy profundamente agradecida a Leila Getz y a su equipo en Vancouver, así como al público que estuvo conmigo en la sala esa noche por su apoyo durante toda la velada.

Gracias a todos los que habéis enviado o compartido palabras de apoyo durante este difícil momento. Sé que desgraciadamente no soy la única persona que ha tenido este tipo de experiencia traumática, que me ha sacudido hasta la médula. Mi corazón está con todos los que también han sufrido algo parecido, y mi esperanza es que al compartir lo que me pasó, se pueda generar un necesario debate y un cambio de protocolos para asegurar que esto no le suceda a nadie más.

Por su parte, la directora canadiense Tania Miller se ha disculpado tras haber acusado a Yuja Wang de faltar al respeto a su público al actuar con gafas de sol en Vancouver el viernes por la noche. En respuesta a unos 100 comentarios hostiles, Miller ha escrito:

Ok, amigos. Quiero disculparme. En primer lugar ante Yuja Wang, que es una pianista extraordinaria y llena de talento. En segundo lugar ante todos vosotros, a quienes he transmitido una experiencia negativa con el comentario que escribí. Creo que todos tenemos un papel que desempeñar. En tanto que miembros del público, se nos pide que respetemos la música, que estemos callados, que no tosamos, que aplaudamos en los momentos en que hay que hacerlo…; en tanto que intérprets se nos pide que transmitamos con calidez la experiencia de la música y que encontremos formas de conectar a la gente con la música, y a través de la música con nosotros. Mis comentarios han sido interpretados de maneras muy diversas, pero en general sólo os deseo a todos grandes y significativas experiencias en la vida y la música.

Por último la Vancouver Recital Society ha hecho pública la siguiente aclaración:

Estamos muy agradecidos a Yuja Wang por la enorme profesionalidad que ha demostrado durante su breve estancia en Vancouver el viernes por la noche.

Hemos recibido muchos comentarios de muchos abonados que asistieron al recital, haciéndose eco  de lo extraordinaria que fueron sus interpretaciones y pidiendo su regreso.

Nos entristece leer la gran cantidad de mezquinos comentarios que se han publicado en redes sociales, y queremos dejar muy claro que el VRS tiene un enorme respeto por Yuja como persona y como artista.

La gente olvida con demasiada frecuencia  que los músicos también son humanos. Todos tenemos días buenos y malos; la decisión de Yuja Wang de seguir adelante y llevar a cabo el concierto a pesar del terrible trato recibido es un testimonio de la fuerza de su carácter.

Compartimos sus palabras describiendo su experiencia, y pedimos que todos aquellos que la han criticado reflexionen un poco y traten de imaginar cómo habrían reaccionado ellos ante una experiencia similar.