Scherzo | CRÍTICAS / VILABERTRAN / Más intimidad que pasión en el 'Winterreise' de Manuel Walser,

VILABERTRAN / Más intimidad que pasión en el ‘Winterreise’ de Manuel Walser

VILABERTRAN / Más intimidad que pasión en el ‘Winterreise’ de Manuel Walser

Vilabertran. Canónica de Santa María. 18-VIII-2021. Manuel Walser, barítono. Akemi Murakami, piano. Obras de Schubert

Cuando en 2015 Manuel Walser se presentó en la Schubertíada de Vilabertran, dio inicio una vinculación entre festival y barítono que a todas luces iba a continuar con el paso del tiempo, como ya había ocurrido antes con otros cantantes como Matthias Goerne, Christoph Prégardien o Juliane Banse. El barítono suizo ha retornado a la Schubertíada, esta vez acompañado por Akemi Murakami, joven pianista japonesa que hacía su debut en Vilabertran, para abordar el Winterreise de Franz Schubert.

Walser y Murakami han actuado juntos en numerosos recitales y ante sí tenían ahora el reto imponente de afrontar el Winterreise. Barítono y pianista desvelaron su propósito interpretativo desde el inicial Gute Nacht: alejarse de un exceso de pasión, de una expresividad desmedida, de un pathos que desvirtuara el recorrido… Quizá eso, a la postre, pudo resultar demasiado lineal, pero lo cierto es que sirvió para alcanzar momentos conmovedores, como pudo comprobarse en Der Wegweiser o Das Wirtshaus.

Walser, discípulo de Thomas Quasthoff —referencia obligada cuando se habla de este ciclo liederístico—, nunca jugó con una gama amplia de colores ni de dinámicas; prefirió ahondar en el aspecto narrativo en que lieder tan confrontados en su estética musical como Frülhingsgtraum o Der Liermann parecieron moverse en una tesitura declamatoria de parámetros similares. Opción escogida a propósito por el barítono, que rehusaba así desviarse de la senda de la serenidad, y por Murakami, que ofreció un acompañamiento técnicamente impecable.

De la voz de Walser (bellísima en el registro medio, comedida en la proyección, sin graves portentosos pero translúcida en su difusión, ágil en el recorrido de la tesitura pese a no despuntar tampoco por unos agudos deslumbrantes…) destacaríamos su poder declamatorio, su modo de abordar el matiz… Es la suya una voz todavía joven, que por supuesto seguirá dando mucho que hablar y que a buen seguro irá ganando en profundidad en futuras lecturas de este ciclo liderístico.

Lluís Trullén

(Foto: Silvia Pujalte)