ÚBEDA / Brama sañudo el viento

ÚBEDA / Brama sañudo el viento

Úbeda. Auditorio del Hospital de Santiago. 7-XII-2020. FeMAUB. La Guirlande. Alicia Amo, soprano. Director y flauta travesera: Luis Martínez Pueyo. Obras de De Arce, Hernández Illana, Jerusalem y Stella, Locatelli y Nebra.

Nombrado como uno de los atributos apolíneos más significativos del dios de las artes, La Guirlande es en la actualidad uno de los grupos musicales más interesantes dedicados a la interpretación de repertorio musical de los siglos XVII y XVIII, dirigido por el flautista Luis Martínez Pueyo. Se presentaba con un selecto programa de obras sacras que se produjeron en España y México bajo la influencia del Settecento, del que Pietro Antonio Locatelli fue un destacado representante como violinista y compositor. En tal sentido, ha sido determinante la interpretación de su preciosa Sonata en Sol menor para flauta y continuo nº 6 op. 2 compuesta en 1732, que ha propiciado el lucimiento de Luis Martínez Pueyo llevando la principal responsabilidad en la ejecución de esta obra con la gran colaboración del clavecinista Joan Boronat, que asumió su importante cometido de aglutinador polifónico con su acompañamiento. Este destacaría después solo en la estructuralmente simétrica Sonata de octavo tono de José de Nebra Blasco, una pequeña joya para teclado en la que se pudo percibir la vena de improvisador del clavecinista alicantino en unos pequeños libres destellos de exquisita factura. De tal modo, aumentaba así la curiosidad para asistir a su recital de órgano anunciado para el día siguiente en la Iglesia de Santa María del Alcázar y San Andrés de Baeza, con un muy interesante contenido de música descriptiva.

El concierto llevaba por título, Brama sañudo el viento, tomado de las primeras palabras de un verso de la obra con más gancho del programa: Erizada la noche, una cantada al Nacimiento de Francisco Hernández Illana, compuesta en 1776. La soprano Alicia Amo (que se había sobrepuesto airosamente ante la fría temperatura del recinto del auditorio en la primera aria de Ignacio Jerusalem, dedicada al Santísimo con el título Cristal bello, en la que el diálogo de la flauta y la cantante produjo mixturas de gran belleza) alcanzó ese punto de dramatismo en el que la música justificaba las palabras y viceversa, demostrando una tensión expresiva que cautivaba al oyente, grado de respuesta artística que mantuvo hasta el final del programa, volviendo a destacar en el bis con el aria de una cantada también escrita para el Santísimo, Aplaudan de las ondas del maestro de capilla de la Catedral de Málaga, el navarro Juan Francés de Iribarren, escrita en 1756.

El compositor estrella del programa fue el violinista napolitano Ignacio Jerusalem y Stella, maestro de capilla de la Catedral de México desde 1750 hasta su muerte, del que se pudo admirar el verso de Miserere Benigne fac, todo un canto a la benevolencia del Señor, y cuyo descubrimiento, estudio y posterior recuperación para su interpretación se debe a la investigación del musicólogo hispánico Javier Marín López, director del FeMAUB desde hace trece años con creciente éxito en gestión, orientación y contenidos. En esta obra, se confirmaba el buen entendimiento del resto de componentes de La Guirlande, integrado por los violinistas Vadym Makarenko y Aliza Vicente, Bruno  Hurtado y Silvia Jiménez al violonchelo y contrabajo, respectivamente, aderezados con el colorista efecto del tañido de Pablo FitzGerald con el archilaúd y la guitarra barroca. Todos, mostrando destacada individualización expresiva, interpretaron este repertorio con espontánea y a la vez rica musicalidad colectiva.

(Foto: Jesús Delgado)