SEVILLA / Macías vuela con el oboe junto al ‘Pájaro de fuego’

SEVILLA / Macías vuela con el oboe junto al ‘Pájaro de fuego’

Sevilla. Teatro de la Maestranza. 1-VII-2021. 8º Concierto de abono. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Director y oboe: Lucas Macías. Obras de R. Strauss y Stravinsky.

A Lucas Macías (Valverde del Camino, 1978) le tocó esta semana ponerse al frente de uno de los conciertos más atractivos de la temporada en la que la Sinfónica de Sevilla ha celebrado su 30º aniversario. Suponía también su debut en el podio del Maestranza, y ya anticipamos nuestro deseo de que su presencia aquí tenga continuidad.

El Concierto para oboe de Richard Strauss es un tesoro para el instrumento, según la constatación general, una de las obras mejor escritas para el oboe. También se encuentra entre las más difíciles. Esta brillantez no resta una obviedad; es una obra de estética anacrónica que rezuma romanticismo (a la manera del autor alemán, con sus características densidades) escrita en ¡1945! y que su propio autor consideró prácticamente un antojo en su senectud al querer volver a abrazar el estilo que lo consagró (algo que repetiría en su segundo Concierto para trompa y de lo que se alejaría en las mucho más encendidas y postrimeras Cuatro últimas canciones y Metamorfosis). Macías confío todo el trabajo de concertación a los ensayos y se presentó como solista dando apenas unas cuantas indicaciones (fundamentalmente, entradas y ataques). Demasiado tenía por delante, viéndoselas con las enormes complejidades de una partitura que le obligó a regular la respiración para poder solventar la continuidad que Strauss impuso a la cantinela solista del oboe.

El músico onubense rubricó una versión intensa, muy lírica pero también diáfana y nada mórbida, como gustándose en las hechuras clásicas de una obra en la que primó el fraseo (el suyo y el de la ROSS) y que constituyó un sobresaliente encuentro entre solista y orquesta. Luego Macías ponía en el atril de la orquesta por primera vez (…por primera vez en tres décadas…) la versión completa de El pájaro de fuego, de Igor Stravinsky. Y es así, por fin, escuchándolo en su integridad, como podemos entender una vez más el inmenso modernismo del compositor ruso, miembro de esa Trinidad de la contemporaneidad junto con Schoenberg y Debussy. Viajando en la audición de una estancia a otra de este relato fantástico El pájaro de fuego se aleja del habitual tono de imponentes y afiladas melodías de sus suites para expansionarse en una partitura llena de vitriólicos pasajes incidentales. La prestación de la ROSS fue un catálogo de exuberancia tímbrica y rítmicas quebradizas. Ahora bien, Lucas Macías tiró por un camino medio; ni fue la suya una versión pirotécnica ni tampoco optó por una lectura especialmente agria. Puede que fuera muy de poner todas las cosas en su sitio, de servirla sin especial arrojo, pero esto no restó para que su escucha supusiera un alborozo.

(Foto: Guillermo Mendo)