SEVILLA / Beatles neobarrocos versus Beatles puristas

SEVILLA / Beatles neobarrocos versus Beatles puristas

Sevilla. Teatro de la Maestranza. 16-IX-2020. Start Festival. Los Escarabajos (E. Sánchez, guitarra, teclados, voces. J. L. Blanco, bajo, voces. J. C. Seco, guitarra, teclados, voces. S. Ruiz, guitarra, teclado, voces. J. M. Bueno, batería, percusión, voces). N. Yasnytskyy, violín. V. Morelló, flauta. D. Vanhuyse, violonchelo. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS). J. L. Pérez, director. Programa: Tributo a The Beatles

Sobre el papel la idea de escuchar los (muy sui géneris) Concerti grossi que el compositor eslovaco Peter Breiner articuló en la década de los 90 del pasado siglo a partir de temas de The Beatles no constituía una ocasión especialmente llamativa. Son estas unas obras dulzonas, cuando no directamente empalagosas, que tienen mucho más de música ligera que de reinterpretación clásica. En las tres piezas -escritas respectivamente en el estilo de Haendel, Vivaldi y Bach (sic)- solo la segunda de ellas tiene ciertas esquirlas del prete rosso (aunque acaso esto sea principalmente por una cita literal de Las cuatro estaciones). Pero, en el fondo y en la superficie, estos apaños de Breiner no están lejos de las pastelosas y, en momentos, trepidantes melodías de los hoy olvidados Rondó Veneziano.

Desde luego que la Sinfónica de Sevilla, en formato reducido, sirvió a estos pentagramas con bastante más inspiración que lo hizo Breiner y sus músicos en la canónica (si es que tal adjetivo puede aplicarse a este repertorio) grabación de Naxos. Y Juan Luis Pérez, maestro al que la ROSS debería darle más cancha en las temporadas de abono, dio con el punto de esta música que sirvió de forma ligera, desprejuiciadamente y dando alas al esquemático subrayado melódico de los temas de los Beatles que, muy reconociblemente, improntan cada movimiento.

Tanto Nazar Yasnytskyy, en el violín solista, como Vicent Morelló en la flauta cumplieron con intención en sus respectivos papeles de voces instrumentales, al igual que lo hizo un muy diáfano y rítmico clave en manos de Tatiana Postnikova. Con un escueto pero efectivo juego de luces en el escenario y una proyección igualmente modesta pero eficiente, el tributo a los Beatles avanzó convincentemente satisfaciendo a un público que, por sus constantes aplausos entre movimientos, denotó ser ajeno a las propuestas habituales de la Sinfónica y el Maestranza.

En todo caso que, en una situación compleja como la actual, el teatro optara por arrancar el incierto curso con un fácil lleno (dentro de los límites de aforo permitido) es permisible e incluso sano. Como saludable fue escuchar, fuera de programa, el encuentro entre la Sinfónica y la banda Los Escarabajos en dos himnos del legendario grupo, Yesterday y Strawberry fields forever, quizás el momento de más quilates emocionales del concierto.

Las intervenciones de la ROSS fueron entreveradas con sets de Los Escarabajos; quienes interpretaban, con más que razonable fidelidad, temas como Penny Lane, Help!, Eight days a week, Hey Jude o We can work it out, entre otros. Considerados la mejor banda de tributo en España, su primera vez en el escenario del Maestranza se saldó con un feliz éxito artístico.

(Foto: Guillermo Mendo)