Seiji Ozawa, un maestro entrañable - Scherzo
Lo último