ROMA / ‘La médium’ de Menotti, puro teatro

ROMA / ‘La médium’ de Menotti, puro teatro

Roma. Palladium. 25-X-2021. Gian Carlo Menotti, La médium. Eleonora Bellocci, Andrea Sorrentino, Manuela Custer, Sabrina Cortese, Stefano Marchisio, Angela Schisano. Ensemble Novecento-Accademia Nazionale di Santa Cecilia. Director musical: Giovanni Di Stefano. Director de escena: Cesare Scarton.

El punto culminante del XIII Festival de Reate ha sido la representación de La médium de Gian Carlo Menotti (en la versión italiana de Fedele D’Amico), que estaba ausente en los teatros romanos desde 1960. El argumento de esta ópera, encargada a Menotti por la Universidad de Columbia en 1946, se entrelaza con la biografía del propio compositor que, al igual que Wagner, también escribió el libreto. Se inspira en una sesión de espiritismo a la que Menotti asistió en Viena. El libreto, en un delicado equilibrio entre la superstición y la fe, refleja la personalidad de Menotti, que intentó a lo largo de su vida combinar los polos opuestos. Por último, las marionetas: Menotti siempre estuvo vinculado, desde su infancia, al Teatro de marionetas Fratelli Colla de Milán. El aspecto lúdico fue siempre en él un rasgo destacado de su personalidad.

Buena parte de la fuerza dramática de La médium reside en su capacidad de síntesis. Se trata, no lo olvidemos, de una ópera en dos actos. En su día suscitó opiniones encontradas: estaban, por un lado, los que criticaron su vena melódica postverbalista y, por otro, los que la apreciaron por esa estela de la tradición italiana arraigada en el recitar cantando, que pasa por Puccini y llega a Menotti.

La médium es puro teatro, y conviene resaltar este aspecto. Los intérpretes se alinean pisando el acelerador de su capacidad interpretativa, empezando por la espléndida Baba (Manuela Custer), abrumada por el contrapaso de sus engaños, Y siguiendo por la gris pareja Gobineau (Sabrina Cortese y Stefano Marchisio) y la tristemente torpe Signora Nolan (Angela Schisano), para acabar en el convincente Toby (Andrea Sorrentino), aunque se trate en su caso de un papel mudo. La gitana (Eleonora Bellocci) está vocalmente espléndida. Así pues, el reparto no ha podido ser más apropiado y homogéneo.

El director Giovanni Di Stefano situó inteligentemente al Ensemble Novecento- Accademia Nazionale di Santa Cecilia a un lado de la sala, salvaguardando el perfecto equilibrio entre foso y escenario. Esta posición contribuyó a realzar la excelente dicción de los cantantes, perfectamente inteligibles a pesar del volumen sonoro de la orquesta. La médium es un buen ejemplo de cómo las ideas y la habilidad profesional pueden compensar la opulencia de ciertas producciones que carecen precisamente de ideas y no llegan nunca a despegar. ¡Viva el pauperismo creativo!

(Foto: Andrea Rossi)