Rentrée news 3: otro estudio sobre los coros

Rentrée news 3: otro estudio sobre los coros

Tras los importantes contagios ocurridos en coros de Estados Unidos, Holanda, Baviera y, también, España, hay una lógica preocupación entre los cantantes de coro sobre el contagio del coronavirus y las posibles formas de prevenirlo permitiendo a la vez un retorno a la actividad coral.

La Radio de Baviera ha encargado otro estudio para su coro y orquesta, realizado en colaboración con el Dr. Matthias Echternach, jefe del departamento de foniatría y audiología pediátrica de la clínica LMU de Munich, y cantante autodidacta él mismo, y el Dr. Stefan Kniesburges, experto en mecánica de fluidos del Hospital Universitario Erlangen. Los resultados completos del estudio científico aún no están disponibles, pero sí hay conclusiones preliminares del realizado al coro.

Según Susanne Vongries, gerente del coro de la Radio de Baviera, parece cada vez más evidente que la transmisión a través de gotículas no es suficiente para explicar la cantidad de contagios ocurridos en coros, y que por tanto la vía de transmisión por partículas de menor tamaño (aerosoles) es la más probable.

Los expertos citados llevaron a cabo mediciones en los estudios de la Radio Bávara, haciendo cantar (o tocar, en el caso de los músicos) y hablar a diferentes volúmenes, a diez miembros del coro y otros tantos de la orquesta. Aunque los resultados numéricos no han sido difundidos aún (la información parece sugerir que habrá un manuscrito científico al respecto), el comunicado del coro bávaro (https://www.br.de/presse/inhalt/pressemitteilungen/aerosol-studie-chor-100.html) concluye que la distancia de seguridad debe ser mayor hacia delante que hacia los lados del cantante, sugiriendo que la primera debe ser entre 2 y 2,5 metros, mientras que la segunda podría ser de 1,5 metros. Para ambas se resalta, en todo caso, la necesidad de una renovación continua del aire.

Respecto a la posibilidad de cantar con mascarilla, es importante anotar que, según Kniesburges, las grandes partículas serían filtradas por completo por mascarillas quirúrgicas, pero el filtrado sería solo parcial para los aerosoles, dado que una parte de ellos podría escapar por la parte superior y lateral de dichas mascarillas, que no sellan por completo esas partes de la cara. El experto no ve viable esa solución para coros profesionales, aunque apunta que puede proporcionar cierta protección en los coros aficionados o de iglesias.

Además de la información original en alemán citada, pueden encontrar también detalles en inglés en el blog de Norman Lebrecht (https://slippedisc.com/2020/07/german-study-2-metres-is-too-close-for-singers/).

Mientras tanto, en nuestra piel de toro, el pícaro vivales valenciano sigue promocionando sus mascarillas para cantantes, “sueltas” en su parte inferior (supongo que para que los aerosoles se escapen a gusto), y también sus mascarillas con agujero para los instrumentistas de viento, que vende en paquete (créanme, no es broma) con otras para los propios instrumentos. Aquí el más tonto hace relojes. Pero sobre eso, habrá más madera en breve.