Nereydas estrena en tiempos modernos la ópera ‘Nitteti’ de Niccolò Conforto y Pietro Mestastasio

Nereydas estrena en tiempos modernos la ópera ‘Nitteti’ de Niccolò Conforto y Pietro Mestastasio

El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM), junto con el Instituto Complutense de Ciencias Musicales (ICCMU), presenta mañana sábado, 7 de mayo (19:30 horas), en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional de Música, el estreno tiempos modernos de Nitteti, obra debida a dos de las figuras más importantes del mundo operístico del siglo XVIII: el compositor napolitano Niccolò Conforto y el libretista Pietro Metastasio. La interpretación correrá a cargo de la agrupación española Nereydas, dirigida por Javier Ulises Illán, que con la participación de cantantes como Núria Rial o María Espada, entre otros.

Nitteti se representó en el Real Coliseo del Buen Retiro de Madrid en 1756. Fue un encargo del legendario castrato Farinelli a su amigo Metastasio, quien la escribió exclusivamente para la familia real española, convirtiéndose en el único libreto que el italiano escribió para la corte madrileña, como regalo de cumpleaños de María Bárbara de Braganza a su esposo, el rey Fernando VI. Por aquel entonces, tanto Farinelli como Conforto eran músicos afincados en Madrid. La ópera, que fue inmortalizada en una serie de lienzos por el pintor Francesco Battaglioli, situó a Madrid en el mapa europeo de la ópera del siglo XVIII.

Nitteti nos traslada al Egipto del año 570 a.C. con una historia de falsas identidades que deambula entre la justicia, el deber político y las grandes pasiones. Se trata de una obra a caballo entre el virtuosismo Barroco y la elegancia del Clasicismo, a través de las diecinueve arias solistas, así como de un dúo y un terceto que resaltan la belleza del texto de Metastasio. La acción comienza con el deseo de Amasi, rey de Egipto, de casar a su hijo, el príncipe Sammete, con Nitteti. Sin embargo, este resulta estar enamorado de la pastora Beroe, quien, a su vez, corresponde a ese sentimiento. De este cruce de emociones encontradas surge el nudo dramático de la obra.

El estreno en tiempos modernos de Nitteti representa la recuperación de la memoria de la España floreciente del siglo XVIII. Este proceso de recuperación ha sido posible gracias a la edición crítica de la partitura por el musicólogo José María Domínguez, en el marco de los esfuerzos de recuperación de repertorio y minuciosa edición crítica de partituras del Instituto Complutense de Ciencias Musicales y de la Universidad Complutense de Madrid, y del director de orquesta y musicólogo Javier Ulises Illán, también coautor de la edición crítica.

En su época, Farinelli fue nombrado director de espectáculos regios del Teatro del Buen Retiro, ejerciendo de programador y de empresario y, por ello, se encargó de contratar a los mejores cantantes, músicos, pintores y escenógrafos italianos al servicio de la corte española. Nitteti no fue una excepción. En esta ópera, Farinelli supervisó todos los elementos para conseguir el mejor talento. Al compositor napolitano Niccolò Conforto, que por aquellos años ya había logrado una carrera musical de grandes éxitos y estaba afincado en Madrid al servicio de Fernando VI, se sumaron los textos de Pietro Metastasio, considerado el mejor dramaturgo del siglo XVIII y la voz de reconocidos cantantes de la época, como Filippo Elisi en el papel de Sammete, Teresa Castellini, alumna (y probablemente, también, amante) del propio Farinelli, o el afamado tenor Anton Raaff, para quien Mozart escribió Idomeneo.

Además de las mencionadas las sopranos Núria Rial y María Espada, en el elenco vocal figuran las también sopranos Anna Quintans, Lucía Caihuela y Paloma Friedhoff, el tenor Zachary Wilder, y el bajo Víctor Cruz.

En opinión de Javier Ulises Illán, estamos “ante una ópera que es toda una referencia y que aúna el poderoso texto de Metastasio con el virtuosismo de las músicas de Conforto. Gracias al rigor y a la base científica y de investigación que le da el ICCMU a la edición, Nitteti representa un paso más no solo para darla a conocer al público, sino para que también se establezca como una obra canónica del repertorio de la ópera española. Es una obra que va a sorprender y a captar la atención del público y que pronto podremos escuchar en CD, ya que, inmediatamente después del concierto de estreno en el CNDM, acometemos la grabación de esta exuberante ópera madrileña”.