‘Music in Eight Parts’ de Philip Glass revive 50 años después

‘Music in Eight Parts’ de Philip Glass revive 50 años después

Estamos acostumbrados a que las casas de subastas oferten composiciones manuscritas del pasado que han permanecido olvidadas en las estanterías o en el baúl de algún particular. Mucho menos frecuente es que aparezca una composición perdida de un músico vivo. Es el caso de Music in Eight Parts de Philip Glass, que Chistie’s subastó en 2017 por 43.750 dólares. Un precio desde luego muy superior al que la vendió en su momento el compositor. Compuesta en 1969 y estrenada al año siguiente, Music in Eight Parts se enmarca en una etapa vital del artista en la que Glass era casi un desconocido y sus piezas se interpretaban en espacios independientes, muy lejos de las grandes salas de conciertos que las programan en la actualidad.

Para llegar a final de mes, Glass ejercía entonces las profesiones más diversas, desde fontanero hasta empleado de una empresa de mudanzas, y a veces se veía obligado a vender sus manuscritos para ingresar algún dinero extra. Fue así como se desprendió de Music in Eight Parts y luego se perdió todo rastro de la partitura. La obra, de algo más de 20 minutos de duración, pertenece a la primera etapa del compositor, la de más estricta obediencia minimalista. “Lo que estás escuchando es un engrosamiento de la armonía a medida que cada parte se une. Comienza con una línea al unísono que sufre transformaciones rítmicas, y según esas transformaciones tienen lugar, hay una apertura gradual de la textura de la línea sonora”, explica Lisa Bielawa, vocalista del Philip Glass Ensemble.

El hallazgo de Music in Eight Parts ha dado pie a su reconstrucción y reestreno cincuenta años después, aunque no en los términos inicialmente previstos. Se había planificado una gira de conciertos durante la primavera de 2020, pero la pandemia de coronavirus frustró la iniciativa. Entonces, los intérpretes decidieron grabar la pieza cada uno desde su casa. Pronto el sello Orange Mountain Music publicará la grabación.