Muere a los 89 años el compositor italiano Sylvano Bussotti

Muere a los 89 años el compositor italiano Sylvano Bussotti

Ayer, 19 de septiembre, falleció en Milán a la edad de 89 años el compositor Sylvano Bussotti. Nacido en Florencia el 1 de octubre de 1931, empezó muy joven a tocar el violín y más tarde cursó estudios de composición en su ciudad natal con Luigi Dallapiccola y, posteriormente, con Max Deutsch en París. El encuentro con Pierre Boulez le aproximó a los círculos de la vanguardia de Darmstadt, pero mucho más decisivo fue su contacto con John Cage, el pianista David Tudor y la soprano Cathy Barberian.

En la década de los sesenta, Bussotti despuntó con una serie de partituras caracterizadas por una exquisita elaboración gráfica (Bussotti fue asimismo un notable pintor) y en donde la incorporación de técnicas aleatorias se combinaba con una perturbadora exaltación del elemento erótico. Obras como el “misterio de cámara” La Pasion selon Sade (1965), Rara Requiem (1969) o I semi di Gramsci (1970) le dieron amplia notoriedad en el panorama de la creación contemporánea.

A partir de los años setenta, el elemento teatral y el coreográfico cobran una creciente importancia en su catálogo con trabajos como el melodrama Lorenzaccio (1972), las óperas Nottetempo (1976), Fedra (1988) o los ballets Bergkristall (1974), Paidra/Heliogabalus (1975/80) y Le Bal Mirò (1981) hasta desembocar en la fórmula del “Bussottioperaballet”, una especie de obra de arte total en la que todos estos elementos se fusionan. Al mismo tiempo, su lenguaje va incorporando elementos romántico tardíos y expresionistas.

Espíritu poliédrico, Bussotti simultaneó la composición con la pintura, la literatura (es autor de poemas y ensayos), la escenografía, la dirección teatral y la gestión musical. Fue director artístico del Festival Puccini de Torre del Lago, del Teatro La Fenice de Venecia y de la sección de música de la Biennale de Venecia.

Precisamente este lunes arranca en Florencia un ciclo de actividades alrededor de su figura, “90Bussotti”, organizado con vistas a su inminente (y frustrado) 90 cumpleaños.