MADRID / La heroica normalidad (la ONE estrena una obra de Joan Magrané)

MADRID / La heroica normalidad (la ONE estrena una obra de Joan Magrané)

MADRID / Auditorio Nacional. 2,3,4 octubre 20020 / Magrané: Obreda, Debussy : Syrinx, Ibert :Concierto para flauta, Beethoven: Sinfonía .4 opus 60 / Orquesta Nacional de España. Álvaro Octavio, flauta. Director: David Afkham.

 

Con una heroica normalidad, la Orquesta Nacional ha empezado su temporada con toda clase de medidas de seguridad y distanciamiento que evidentemente influyen sobre las plantillas, pero no impiden un trabajo concienzudamente hecho. Los profesores han hecho un verdadero esfuerzo y el resultado artístico no sufre pese a la pandemia.

Este programa era además un ejemplo de programación adecuada: obra española nueva, concierto con solistas y una sinfonía de repertorio.

Por encargo conjunto de OCNE y CNDM, el catalán Joan Magrané (1988) estrenaba Obreda, una obra que se inspira en poemas sobre árboles de Perejaume, y efectivamente la obra se ramifica arbóreamente, no tanto como en las técnicas fractales, sino como una metáfora sonora que puede ser de ramificación hosca o jardín reposado, por turnos, pero que muestra una posición personal dentro del lenguaje de la vanguardia estándar. Música de buena factura muy bien expuesta por la ONE y David Afkham, que la habían preparado a fondo.

Luego, a modo de pre propina, un solo de flauta, el hermoso Syrinx de Debussy magníficamente tocado, especialmente por la belleza del sonido, por Álvaro Octavio, grandísimo solista de la propia orquesta. Él mismo nos ofreció luego una brillante versión del Concierto para flauta y orquesta de Jacques Ibert, una obra de escaso vuelo estético que se esconde en una gran dificultad vencida con brillantez por el solista, a quien sus compañeros y el director acompañaron con mimo. Finalmente, Afkham ofreció una enérgica y muy bien matizada versión de la Sinfonía n.4 en si bemol mayor,opus 60 de Beethoven. Buena música muy bien hecha. Afkham y la ONE se entienden de momento muy bien y los resultados son excelentes. Merece la pena hacer el esfuerzo de acudir en estos tiempos turbulentos a conciertos así. Los músicos ponen todo de su parte en un comportamiento encomiable. Beneficiémonos de esa voluntad de servicio artístico.