MADRID / Caldara y Obregón, qué gran binomio - Scherzo
Lo último