Luis de Pablo, en 10 (+1) discos

Luis de Pablo, en 10 (+1) discos

Cuando Luis de Pablo hablaba de sus discos lo hacía siempre con cariño. Sabía de la importancia de estos. Y no se quejaba aunque tuviera motivos, recordando con moderado optimismo que un tercio de su catálogo estaba grabado. Para un compositor español no está mal, nada mal. Muchos están plenamente disponibles, y otros tantos (incluyendo los más vetustos LP’s) pueden seguir adquiriéndose con relativa facilidad en el mercado de segunda mano. Sumemos a esto las grabaciones disponibles en Youtube y otras plataformas de streaming. Quien quiera conocer del primer al último De Pablo puede hacerlo. Hay lagunas, muchas, algunas injustificables. Y más inquietud nos suscita pensar en el futuro, que ni sus óperas ni sus cuartetos de cuerda estén registrados (por poner un ejemplo) es otra entre tantas heridas culturales patrias que nadie parece estar dispuesta a saldar. Quizás algún día Radio Nacional de España pueda poner a disposición cuantas grabaciones inéditas tenga de su música (y la de tantos otros colegas de la Generación del 51). Por ahora, vaya aquí un guía de coordenadas en formas de once discos (diez más uno) fundamentales para seguir manteniendo viva la memoria musical de Luis de Pablo.

 

Elephants Ivres. A modo de concierto.

Orquesta de la RTVE. José Ramón Encinar, director. RTVE Música 650008


De Pablo, como  su colega Cristóbal Halffter, también gustaba de entreverar músicas pretéritas en sus partituras. Lo hizo en muchas ocasiones, pero de manera muy diferente al proceder del autor de Mural sonante. En los cuatro cuadernos de la radical Elephants Ivres (1973) se cita un motete de Tomás Luis de Victoria. A modo de concierto (1976) es uno de sus primeros acercamientos al género concertante, una tentativa como su título indica, con el percusionista Pedro Estevan como solista.

 

Tarde de poetas.

Luisa Castellani, soprano. Jorge Chaminé, barítono. Orquesta de Cambra del Teatre Lliure. Josep Pons, director. Harmonia Mundi 901568


Una de sus más importantes obras vocales fue Tarde de poetas (1986), ciclo para soprano, barítono, coro mixto y conjunto sobre textos de Juan Larrea, Vicente Molina Foix y Luis de Góngora, entre otros. En esta colección de canciones, De Pablo demostró su capacidad para trabajar la tímbrica de forma muy artesanal, potenciando además el cariz melódico sin renunciar a la delectación en fascinantes texturas.

 

Conciertos para piano y orquesta.

Massimiliano Damerini, piano. Orquesta Filarmónica de Málaga. José Ramón Encinar, director. Fundación Autor SA01436


La 14 edición del desaparecido Ciclo de Música Contemporánea de Málaga tuvo a De Pablo como su dedicatario. Con esta ocasión se grabó un disco, tan esencial como inencontrable, que compiló sus tres conciertos para piano, el tercero de ellos titulado Sueños (1991), levísimamente poemático. Antes escuchamos el conciso y severo, aun con impulso lírico, Concierto nº2 Per a Mompou (1979) y el Concierto para piano y orquesta nº1 (1978), de una pieza, abstracto y absolutamente depabliano. Damerini, en el teclado, y Encinar, redondean un registro histórico.

 

Casi un espejo. Passio.

Georg Nigl, barítono. Roberto Balconi, contratenor. Orchestra Sinfonica Nazionale della RAI. Juanjo Mena, director. Gianandrea Noseda, director. Anemos C33008


Corta pero intensa cruzada la de Anemos en pos de la música contemporánea española. Casi un espejo (2004) es un tríptico orquestal en el que el mismo material se muestra desde distintos ángulos. Reduccionista juego de espejos que documenta al De Pablo (casi) último y que tiene luego su correlato en Passio (2005) sobre versos de Primo Levi relacionados con la idea de la muerte. La orquestación, más suntuosa de lo habitual en la música del bilbaíno, alcanza niveles de una hondura emocional casi inédita; tan auténtica y emocional como la violencia estructural de sus primeras páginas orquestales (Iniciativas, Imaginario II).

 

Danzas secretas. Frondoso misterio.

Frédérique Cambreling, arpa. Asier Polo, violonchelo. Orquesta Sinfónica de Euskadi. Arturo Tamayo, director. Claves CD 50-2817.


Yo he querido colocar al solista en distintas perspectivas, que ayude a sonar a la orquesta de otra forma y viceversa”, decía De Pablo sobre su acercamiento al género concertante. Danzas secretas (2007) plantea un diálogo entre el arpa y la orquesta llena de sutilezas y endiabladas dificultades para el solista, con un virtuosismo cuya pirotecnia apenas si notamos. Frondoso misterio (2001) hace honor a su nombre proponiendo un transitar quejumbroso no exento de lirismo en la voz del violonchelo.

 

Zurezko Olerkia.

Artza Aniak, txalaparta. P’An Ku, grupo de percusión. Grupo Vocal de Madrid. José Luis Temes, director. Fundación Autor SA00873


De Pablo sabía que el extenso Poema de madera (Zurezko Olerkia, 1977) era una de sus obras más solitarias, también quizá la más apreciada por los aficionados a la creación contemporánea. Escrita durante su retiro canadiense, conectó en ella con el sonar atávico de la txalaparta construyendo un fresco sonoro de raro y palpitante estatismo; una de las obras más actuales y aguerridas de su catálogo que engarza, de forma extravagante, con cierta idea de la música norteamericana de vanguardia (Feldman, Luther Adams…) 

 

Portrait Imaginé. Com un epíleg.

Orquesta de la Comunidad de Madrid. Coro de la Comunidad de Madrid. Cámara XXI. José Ramón Encinar, director. Stradivarius STR33725


Centrado en las texturas y en el abigarramiento de las tensiones, Portrait Imaginé (1974) representa un momento casi aislado en el catálogo de De Pablo. Encargada por la Universidad de Ottawa, la obra, para coro y conjunto instrumental, nace imantada por el impacto paisajístico canadiense. Com un epíleg (1988), sobre textos de Pere Gimferrer, se acerca a la ambigüedad operística de Kiu y La madre invita a comer; ese afán de aportar a la idea de ópera española está ya aquí más que presente.

 

We.

Música electroacústica. Nuevos Medios 13-119


Obra pionera de la música electroacústica española, We (1969) fue creada en el Laboratorio de Música Electrónica del Conservatorio de Cuenca. Reeditada en múltiples sellos, hoy We, con su sonar nebuloso y documental, mantiene su vigencia. Lecturas del propio De Pablo, cantos gregorianos, músicas del mundo… el conglomerado, que tan pronto se acerca a la text-sound composition como al collage radiofónico, constituye una valiosa prueba del talento (apenas esbozado en un puñado de obras)  del compositor para la creación electrónica pura.

 

Notturnino. Concierto de cámara. Dibujos.

Ensemble 2e2m. Paul Mefano, director. ADDA – 581260


Etérea, ligera, preponderando la isocronía, Dibujos (1979) es una de las partituras camerísticas más divulgadas del autor. Conoció en este disco una versión sobresaliente a la que no le pesan sus 30 años. Le acompañan otras encantaciones para conjunto instrumental tan inspiradas como su Concierto de cámara (1979), reducción del primer Concierto para piano y orquesta y Cuatro fragmentos de Kiu, para flauta y piano, única manera de asomarnos hoy a esquirlas de la primera y más importante ópera de De Pablo.

 

Fiesta I & II. Vielleicht.

Grupo de Percusión y Cuerdas de la Joven Orquesta Nacional de España. José Luis Temes, director. Verso VRS2151


Primera incursión en el universo de la percusión sola, Vielleicht (1975) fue compuesta a petición de Les Percussions de Strasbourg. Partiendo de la Bagatela en Si bemol mayor, de Beethoven, la obra se adentra en una descomposición de la cita original esparciéndose en miríadas de combinaciones tímbricas. El díptico Fiesta (1987/1988) parte del impulso sonoro y visual del tradicional cortejo macabro que se celebra en algunos lugares del País Vasco. Percusiones y cuerdas colisionan buscando contrastes en una de las obras menos conocidas del catálogo que aquí encontró, al fin, una grabación ejemplar y entregada.

 

Amicitia.

Iñaki Alberdi, acordeón. Orquesta Sinfónica de Bilbao. Ernest Martínez Izquierdo, director. Ibs Classical IBS102021


Fue el último regalo discográfico que conoció. Un disco dedicado a su obra de acordeón (incluyendo varias piezas para el instrumento a solo) y con el concierto para acordeón y orquesta, Amicitia (2014), como corazón del álbum. Una creación que hoy la escuchamos con una emoción redoblada, quintaesencia de las investigaciones del Del Pablo más ¿clásico?, desde luego más cristalino, más esencialista, igualmente comprometido. Su final (el de la partitura) es apabullante, inesperado, lo contrario a un portazo, a una alharaca.