Los talentos perdidos de la República

Los talentos perdidos de la República

Madrid. Ateneo, Salón de Actos. 1 de diciembre, 2019. ‘Los talentos perdidos de la República’. Obras de Antonio José, María Rodrigo, Federico García Lorca, Felipe Espino. Adriana Viñuela, soprano. Nuria Castaño, actriz. Elisa Rapado, piano.

Tras su estreno el año pasado en el marco del Festival de Música Española celebrado en León, el Ateneo de Madrid acogió el pasado domingo 1 de diciembre el concierto ‘Los talentos perdidos de la República’. El público que abarrotaba el salón de actos de la legendaria institución madrileña pudo disfrutar de un programa que, según palabras de una de las protagonistas del evento, la pianista Elisa Rapado, “…pretende aunar la vanguardia compositiva y la tradición revisitada”. Las otras dos protagonistas del evento artístico fueron la soprano Adriana Viñuela y la actriz Nuria Castaño.

Viñuela mostró un hermoso color lírico con capacidad para aligerar tanto en las Tres canciones para niños de Antonio José Martínez Palacios (1902-1936), como en la Antología de canciones burgalesas para voz y piano, también de Antonio José y pertenecientes al Cancionero de Olmeda; sobresalió también la cantante en los Ayes de María Rodrigo (1888-1967) sobre textos de María Lejárraga e igualmente en las cinco Canciones españolas antiguas recogidas y transcritas al piano por Federico García Lorca. Por su parte, Elisa Rapado mostró técnica y capacidad de comunicación en la interpretación como solista de la Zambra morisca de Felipe Espino (1860-1916) en homenaje a la intérprete Amparo Barayón (fusilada en Zamora en 1936) y de La copla intrusa de María Rodrigo. En su calidad de pianista acompañante, Elisa Rapado exhibió un gran dominio del concepto de dirección de la frase musical, moderación y control del volumen sonoro.

Cabe destacar asimismo que, a lo largo del concierto, la actriz Nuria Castaño interpretó poemas de María Teresa León, Nuria Parés, Carmen Martín Gaite y Federico García Lorca. Nuria se deja conmover, mover y emocionar por las palabras de cada autor, y lo sabe transmitir al público. Todo ello sin menoscabo de las características técnicas del poema, y siempre al servicio de una mayor claridad y expresividad.

Fuera ya de programa, las intérpretes obsequiaron a un público entregado las Sevillanas del S. XVIII de Federico García Lorca.