LA CORUÑA / Reencuentro de Víctor Pablo Pérez con la OSG

LA CORUÑA / Reencuentro de Víctor Pablo Pérez con la OSG

La Coruña. Palacio de la Ópera. 9-IV-2021. Orquesta Sinfónica de Galicia. Rafal Blechacz, piano. Director: Víctor Pablo Pérez. Obras de Chopin y Shostakovich.

Volvía a la OSG su director honorario, Víctor Pablo Pérez.  Siempre se recibe con cariño y admiración al maestro que hizo de esta orquesta lo que es y esta vez no ha sido una excepción. Es como un encuentro con la propia historia, pero también con el presente, una especie de reconocimiento de por dónde va cada uno. En esta ocasión se produjo con un programa que contaba con el muy especial atractivo de Rafal Blechacz, uno de los mejores intérpretes de su generación y un experto en la obra de Chopin.

Es el polaco un pianista sin gangas, que no necesita de alharaca alguna, discreto a la hora de mostrar su enorme competencia técnica y su conocimiento profundo del universo de su compatriota. Lejos del arrebato pero también de la timidez, parece moverse en el punto exacto en el que se encuentran la introspección y esa cierta retórica que se reparten el Concierto nº 1, una obra que no sin razón arrostra una cierta fama de no acabada de rematar por culpa de la escritura orquestal. Hay opiniones. Limpieza absoluta, lirismo perfectamente medido, mecánica de una admirable facilidad se pusieron la otra tarde al servicio de una versión a la que faltó quizá, sobre lo sólido del resultado, un soporte orquestal algo más vivo en ocasiones, lo que no es fácil por definición. Blechacz ofreció como encore un sutilísimo Vals op. 64 nº 2 que volvió a poner de manifiesto su extraordinario talento.

En la segunda parte, Víctor Pablo Pérez mostró de nuevo su conocida afinidad por la música de Shostakovich, de la que es un muy competente traductor, con una Novena de notable línea general, expuesta con claridad y cuidado, diáfana en su desarrollo y a la que le hubiera venido bien en algún momento un punto de mordacidad dentro de lo ordenado del concepto. Lo mejor de ella fue un magnífico Moderato en el que las maderas de la OSG lucieron especialmente. Y nota altísima para el fagot Steve Harriswangle en el Largo y el arranque del Allegretto.