Jean-Efflam Bavouzet y la ‘conexión Beethoven’

Jean-Efflam Bavouzet y la ‘conexión Beethoven’

Hay diversas formas para un pianista de celebrar discográficamente los 250 años del nacimiento de Beethoven. Jean-Efflam Bavouzet ya grabó hace unos años la integral de las sonatas para piano del compositor alemán, así que esta posibilidad quedaba descartada. Podía haber optado por grabar los conciertos u otras páginas pianísticas del genio de Bonn, pero Bavouzet ha escogido otro ángulo: poner el foco en sus contemporáneos, en aquellos compositores de la misma época que han quedado oscurecidos por el genio de Beethoven, pero que son esenciales para comprender el desarrollo y el contexto de su obra para piano.

Según escribe el propio pianista francés, “Así como la cima de una montaña está siempre rodeada de otras cumbres quizás menos elevadas pero no menos fascinantes, las principales obras de Beethoven no son picos aislados que surgen del desierto, sino, por así decirlo, “Himalayas” que forman parte de una cordillera en la que las demás montañas podrían ser las mejores piezas de contemporáneos como Clementi, Hummel, Dussek y Wölfl. Todos estos compositores conocían bien a Beethoven y estaban en contacto entre ellos. Es esencial conocer y dar a conocer su música para comprender y apreciar mejor la lengua franca de la música de la época, que a su vez forma parte del “espíritu de la época”.

Con este objetivo surge The Beethoven Connection, editado por el sello Chandos. El programa del disco incluye la Sonata op. 33 nº 3 de Joseph Wölfl, la Sonata op. 50 nº 1 de Muzio Clementi, la Sonata nº 3 op. 20 de Johann Nepomuk Hummel y la Sonata op. 61 “Élegie harmonique sur la mort de son Altesse Royale le Prince Louis Fernand de Prusse” de Jan Josef Dussek.

The Beethoven Connection enriquece la ya amplia discografía de Bavouzet, en donde despuntan las integrales de Debussy y Ravel, muy elogiadas en su momento por la crítica así como sus registros dedicados a los conciertos para piano de Ravel, Prokofiev y Bartók, y a la obra para piano y orquesta de Stravinsky.

(foto: Ben Ealovega)