GRANADA / Evgeny Konnov y la OCG, un Chaikovski brillante y espectacular

GRANADA / Evgeny Konnov y la OCG, un Chaikovski brillante y espectacular

Granada. Auditorio Manuel de Falla. 13–XI-2021. Evgeny Konnov, piano. Orquesta Ciudad de Granada. Director: Lucas Macías. Obras de Chaikovski.

El tercer concierto sinfónico de abono de la OCG estuvo dedicado por entero a Chaikovski: la Sinfonía nº 1 en Sol menor op. 13, “Sueños de invierno”, obra más interesante de lo que la juventud del autor al componerla dejaría entrever y que se prodiga poco en salas, y el celebérrimo Concierto para piano nº 1 en Si bemol menor op. 23. La orquesta recuperaba por fin la normalidad en su disposición, más compacta, compartiendo atriles, y se desplegaba apretada y esplendorosa por el escenario en formación ampliada.

Por decirlo sin más preámbulos, el concierto resultó brillante y espectacular como lo era la propia música de Chaikovski que interpretaron. La lectura de Lucas Macías, desde su contención gestual y la sinuosidad característica de sus movimientos, incidió en dichas cualidades, y resultó sumamente expresiva a la hora de resaltar los timbres, el color y la poderosa capacidad evocativa —si bien algo ingenua— de la obra. Al mismo tiempo, cabe destacar la gran claridad de su lectura, lo que permitió disfrutar de cómo la citada capacidad evocativa se articulaba y se complicaba en el entramado tanto formal como de orquestación de la obra (que ya denota verdadera maestría), y percibir los curiosos rasgos de originalidad —probablemente asociados al deseo del joven compositor de sorprender y mostrar su valía— que va desplegando: los violines en registro grave, el papel destacado de las violas, las repeticiones de motivos variadas y enriquecidas, los fugados… Los vientos estuvieron magníficos, al nivel que nos tienen acostumbrados: por destacar un momento, el magnífico trío de oboe flauta y fagot que expone por vez primera el tema principal característico del segundo movimiento. Las cuerdas, quizá en cierta desventaja numérica, no se dejaron arredrar y supieron plantar cara a sus compañeros de viento y percusión, y exhibieron sus propios momentos de lucimiento, aparte de dialogar extensamente con ellos: quizá cabe destacar en este sentido la delicadeza del trío del Scherzo, un vals lento (quizá el primer gran aire de este tipo de entre tantos de Chaikovski), noble, ingenuo y sentimental, o la apertura y cierre, cíclicos, del segundo movimiento. Se nota que Macías está cada vez más cómodo con la formación, y que esta relación se irá estrechando.

Por lo que respecta al Concierto para piano, la tónica interpretativa fue idéntica, salvo por la llamada inicial de trompa, que quedó deslucida en un comienzo tan conocido por una entrada desafortunada. Pero aquí hay que añadir además la variable del solista, el joven Evgeny Konnov: a la brillantez de la orquesta —de nuevo los vientos, pugnaces, en el tercer movimiento, en la sucesión alocada de temas y motivos rápidos— se sumó el virtuosismo escalofriante del pianista, que dominaba tanto el registro más imperioso, con el martilleo rápido de escalas en octavas o de acordes en la parte más grave y cavernosa del teclado, como el lirismo entrecortado y rubato característico de este concierto, o la filigrana en prestissimo —la cancioncilla central del segundo movimiento—. Era inevitable, al ver tocar las manos del solista con ese aplomo veloz, no pensar en lo que una vez alguien dijo de la mano derecha de Paganini: que parecía un pañuelo atado a un palo. Todavía hay en Konnov cierta tensión entre el alarde y el discurso musicales; cuando los equilibre, alcanzará el estrellato definitivo.

Como propina, incidió en mostrar orgulloso su virtuosismo e interpretó las Variaciones sobre un tema de Carmen de Horowitz en las que bordeo lo circense sin dejar de ser elegante y musical. Ante el entusiasmo generalizado, aun hizo el Preludio en Si de Bach-Siloti, un arreglo kitsch tocado dulcemente para templar los ánimos de un público eufórico. Una noche memorable de otoño con ecos invernales pero cuya calidad y emoción evocó los mejores momentos del festival de verano.