Goerne demanda a la Filarmónica de Helsinki por impago de una ópera suspendida por la Covid

Goerne demanda a la Filarmónica de Helsinki por impago de una ópera suspendida por la Covid

Matthias Goerne ha presentado una demanda judicial en un tribunal finlandés contra la Orquesta Filarmónica de Helsinki, a la que el barítono alemán acusa de negarse a pagarle íntegramente el caché correspondiente a su actuación en un Tristán e Isolda de Wagner que hubo de cancelarse debido a la pandemia de la Covid. A Goerne se le había contratado para que cantara el papel del rey Mark en esta ópera, que iba a ser dirigida por Susanna Mälkki.

Goerne reclama a la Filarmónica de Helsinki 12.000 euros, además de otros 4.200 por los gastos en abogados y tasas judiciales que ha tenido que afrontar a día de hoy, además de los intereses de demora. El cantante argumenta la Covid no era una razón de fuerza mayor para cancelar dicha actuación. Al barítono se le comunicó, en un intercambio de correos electrónicos (que han sido presentados como prueba en el juicio), de la cancelación de Tristán e Isolda, prevista para septiembre de 2020, al tiempo que se le notificaba que debía rebajar sus honorarios, establecidos en 15.000 euros.

Por su parte, la Filarmónica de Helsinki mantiene que ya ha llegado a un acuerdo amistoso con otros cinco intérpretes que iban a intervenir en este Tristán y que su intención es la de reprogramarlo en una fecha futura, cuando la situación sanitaria sea más propicia. Asimismo, argumenta que el caché de Goerne ni siquiera se había acordado oficialmente antes de producirse la cancelación.

Goerne comunicó a la dirección de la Filarmónica de Helsinki que estaba preparado para viajar a la capital finlandesa y propuso, si se cancelada Tristán e Isolda, hacer en la misma fecha un recital con los Wesendonck Lieder de Wagner, acompañado por una formación de cámara de la propia orquesta. Esta le contestó que tal recital no tenía encaje en su programación.

Goerne considera la Filarmónica de Helsinki no puede argumentar fuerza mayor en este caso, ya que la orquesta era plenamente consciente de los efectos que la Covid estaba causando en todo el mundo cuando le propuso intervenir en Tristán e Isolda. Además, en la fecha prevista para Tristán no había restricciones en vigor en Finlandia que impidiesen ofrecer música, algo que queda confirmado por el hecho de que la propia Filarmónica de Helsinki celebrase varios conciertos con público ese mismo mes.

Los correos electrónicos confirman que la Filarmónica de Helsinki propuso una compensación económica por la cancelación, consistente en el 20 por ciento del caché fijado. Los demás integrantes del reparto lo aceptaron, pero no así el cantante alemán, que exigió el pago total de la cantidad pactada. La Filarmónica de Helsinki procedió a ingresar unilateralmente, mediante transferencia bancaria, 3.000 euros en la cuenta de Goerne (es decir, ese 20 por ciento antes mencionado), de ahí que la reclamación que hace ahora el barítono sea de 12.000 euros y no de 15.000.