Feministas italianas protestan por la presencia de Plácido Domingo en la Arena de Verona

Feministas italianas protestan por la presencia de Plácido Domingo en la Arena de Verona

La asociación feminista italiana Non Una di Meno (Ni una menos) ha enviado una carta de protesta a los responsables de la Arena de Verona por la presencia de Plácido Domingo en el festival de ópera de este verano. En la carta, estas feministas recuerdan que las acusaciones vertidas contra el tenor en Estados Unidos han motivado una investigación sobre su comportamiento y han provocado varias cancelaciones en diversos países, entre ellos, el suyo de nacimiento, España. Domingo actúa esta noche en la Arena, junto a la soprano Saioa Hernández, y mañana dirigirá a la orquesta del festival en una gala lírica. El pasado día 22, Domingo cantó Caserta, en lo que supuso su vuelta a la actividad tras haber superado el coronavirus Covid-19 y el inicio de una minigira que lo llevará en septiembre a la Ópera de Viena y Colonia, y en noviembre a la Scala de Milán.

En su carta abierta a la superintendente de la Fundación Arena di Verona, Cecilia Gasdia, Non Una di Meno recuerda las denuncias de acoso de decenas de mujeres, con “besos forzados, manos entre las piernas, humillación en público, azotes antes de conciertos, relaciones sexuales inapropiadas en las que el consentimiento estaba viciado por la relación de poder, actitudes de chantaje” y otras que “a menudo se hacían pasar por intentos de proporcionar asesoramiento profesional”, al tiempo que pregunta los motivos por los que ha sido invitado Domingo, sobre el que, conviene recordarlo, no pesa ninguna denuncia judicial, aunque este movimiento feminista italiano rechaza “la potencial respuesta de que no habría motivo para no hacerlo porque no hay condenas en los tribunales”.

“Trasladar una cuestión social (la violencia contra las mujeres) a un terreno exclusivamente jurídico, evocar la presunción de inocencia y esconderse detrás de la ausencia de procedimientos no hace más que disfrazar y hacer pasar como aceptable lo que, sin embargo, no debe serlo”, señala Non Una di Meno en su carta de protesta, que añade que si cientos de mujeres hablaron fue para “hacer visible” algo que “concierne a todas y a todos”.

“Ignorarlo nos haces cómplices de ese innegable sistema de poder basado en el abuso y el acoso. Ayuda a hacerlo invisible de nuevo, a perdonarlo y legitimarlo de nuevo para el presente y para el futuro como algo irrelevante”, concluye.