Scherzo | Faust, Queyras, Widmann y Aimard interpretan en España el 'Cuarteto para el fin del Tiempo' de Messiaen

Faust, Queyras, Widmann y Aimard interpretan en España el ‘Cuarteto para el fin del Tiempo’ de Messiaen

Faust, Queyras, Widmann y Aimard interpretan en España el ‘Cuarteto para el fin del Tiempo’ de Messiaen

Cuatro extraordinarios solistas –y grandes especialistas en el repertorio moderno y contemporáneo– realizan conjuntamente una gira por España con un programa que hará las delicias de los amantes de la música del siglo XX. Se trata de la violinista Isabelle Faust, el violonchelista Jean-Guihen Queyras, el clarinetista Jörg Widmann y el pianista Pierre-Laurent Aimard, quienes actuarán en el Palau de la Música de Barcelona (30 de noviembre), la Sociedad Filarmónica de Bilbao (2 de diciembre) y el Auditorio y Palacio de Congresos de Castellón (4 de diciembre).

La primera parte del concierto estará conformada por las Cuatro piezas para clarinete y piano op. 5 de Alban Berg, la Sonata para violín y violonchelo de Maurice Ravel y los Epigramas para violín, violonchelo y piano de Elliot Carter (el concierto en Barcelona incluye también la Fantasía para clarinete solo de Widmann). En la segunda parte, sonará el célebre Cuarteto para el fin del Tiempo, de Olivier Messaien.

El Cuarteto del fin del Tiempo es un icono de la música del siglo XX tanto por su valor intrínseco como por las excepcionales circunstancias en las que fue escrito. Messiaen lo compuso en 1940 mientas se encontraba recluido en el Stalag VIII-A, un campo de prisioneros alemán situado cerca de la ciudad de Görlitz. La presencia de otros tres músicos profesionales, compañeros de cautiverio del compositor, determinó la plantilla de la obra (clarinete, violín, violonchelo y piano), que Messaien pudo escribir gracias al papel y al lápiz que le proporcionó un guarda alemán.

Inspirado en un pasaje del Apocalipsis de San Juan, el Cuarteto utiliza elementos típicos del lenguaje de Messiaen (ritmos hindúes, cantos de los pájaros, modos de transposición limitada) para plasmar en sus ocho movimientos cuadros dramáticos y extáticos. El estreno tuvo lugar “entre rejas”, el 15 de enero de 1941, ante un público de cerca de 400 asistentes formado por prisioneros y guardas.