Scherzo | CRÍTICA DISCOGRÁFICA / EXCEPCIONALES / El Mendelssohn menos frecuentado. Por Rafael Ortega Basagoiti

El Mendelssohn menos frecuentado

El Mendelssohn menos frecuentado

MENDELSSOHN:
Sonatas para violín y piano. Alina Ibragimova, violín. Cédric Tiberghien, piano. HYPERION 68322 (1 CD)

El dúo formado por la pianista Alina Ibragimova y el pianista Cédric Tiberghien tiene ya un largo recorrido, y ha llevado al disco las Sonatas de Beethoven, Mozart y Brahms, y las obras para violín y piano de Schubert. Mucho menos transitadas que todas ellas, son las correspondientes de Mendelssohn. El disco que se comenta contiene tres sonatas completas y un fragmento. Las sonatas en Fa mayor y Fa menor, con los números de catálogo mwv q7 y q12 respectivamente, son frutos de la infancia y pubertad de Mendelssohn, dado que fueron compuestas en 1820 (a los 11 años) y 1823 (a los 14). El Mendelssohn adolescente nos dejó, probablemente a finales de esa misma década, un interesante fragmento (en Re mayor, MWY q18), y solo la Sonata en Fa mayor MWY q26, de 1838, es ya fruto de la madurez del compositor de Hamburgo.

Pero lo cierto es que si hay dudas de que Mendelssohn era un genio, la escucha de la refrescante, luminosa, elegante y encantadora Sonata MWY q7 las despejará, y nos hará levantar las cejas pasmados ante lo que este chaval de 11 años era capaz de escribir. No obstante, evidentemente, es la pieza más madura la de mayor enjundia, la que contiene la brillante efusión (con una escritura pianística de considerable lucimiento) más típica del mejor Mendelssohn, con una belleza en sus melodías digna de las mejores Romanzas sin palabras.

Y basta escuchar la soberbia traducción de Ibragimova y Tiberghien para entender que este disco está, además, extraordinariamente interpretado. Es difícil hacer esta música con más nervio, vibración, jubilosa exaltación y elegancia de lo que lo hacen la violinista ruso-británica y el pianista francés. En una palabra, un disco verdaderamente delicioso. Creo que alguna de estas obras merecería ser más frecuentada. La MWY q26, con seguridad.

Rafael Ortega Basagoiti

(Crítica publicada en el nº 385 de SCHERZO, de junio de 2022)