El magistral Rachmaninov de Sergei Babayan

El magistral Rachmaninov de Sergei Babayan

RACHMANINOV: Préludes – Études-Tableaux, Moments Musicaux/ Sergei Babayan, piano / Deutsche Grammophon

(*****)

La aparición de un álbum absolutamente asombroso me ha hecho romper mi solemne (y poco realista) promesa de reseñar durante la pandemia únicamente discos de compositores poco frecuentados o semiolvidados. Nadie podría decir que Rachmaninov sea un compositor poco frecuentado, aunque con la interrupción del suministro regular de música en vivo, con un público vivo y que respira, este recital de piezas para piano tiene el impacto de lo nuevo, y más aún cuando son interpretadas por el artista armenio Sergei Babayan, en lo que supone su debut en un sello discográfico multinacional.

Babayan, de 59 años, es más conocido como el maestro de Daniil Trifonov, así como el ocasional compañero a cuatro manos de Martha Argerich. Radicado en Nueva York, se trata de una presencia discreta en el gran circuito pianístico. Y precisamente lo que hace a su Rachmninov tan notable es su ausencia de cualquier evidente virtuosismo. No tiene nada del habitual ‘puedo tocar esto con una mano a la espalda mientras me como una naranja’, ni guiños a un imaginario club de fans, ni florituras innecesarias.

Las piezas elegidas nos muestran a un Rachmaninov en su vertiente más conversacional: una palabra susurrada al oído, una pequeña historia para contar, y he de confesar que me han atrapado desde el inicio con el Preludio en La bemol mayor hasta el revuelo de los Etudes Tableaux, pasando por el oscuro Preludio en Si menor, de un humor sombrío que no muchos pianistas transmiten con la autenticidad necesaria. Rachmaninov, como sabemos, era propenso a la depresión. Pero también era un animal social, una persona a la que le gustaba que lo invitaran a las cenas de Hollywood y que podía sumarse a las bromas y los chismes, siempre y cuando el idioma fuera el ruso y la bebida vodka.

Todo ello lo encontramos en las lecturas de Babayan, que firma un álbum totalmente absorbente dedicado a la memoria del propio maestro de Babayan, Georgy Saradjev. Las últimas páginas del Preludio en Si menor constituyen una clase magistral sobre cómo poner la música en primer lugar.

El recital tuvo lugar en Hamburgo en diciembre de 2009: ¿por qué se ha tardado tanto en publicarlo?