De Turina a los Beatles (lo nuevo de Eighth Blackbird y el Navarra Quartet)

De Turina a los Beatles (lo nuevo de Eighth Blackbird y el Navarra Quartet)

SINGING IN THE DEAD OF NIGHT: Obras de Lang, Wolf, London y Beatles / Eighth Blackbird (Cedille)

LOVE AND DEATH: Obras de Turina, Kurtág, Janácek y Schubert / Navarra String Quartet (Orchid)

****/***

A menudo suelo decir a la gente veinte o treinta años más joven que yo que deberían escuchar música de nuestro tiempo en lugar de Beethoven y Mahler, autores que disfrutarán más cuando tengan 50 años. Aunque francamente no puedo decir que haya hecho muchos conversos. Las excusas son las habituales: llegar a casa del trabajo, hacer la cena, acostar a los niños, vegetar en el sofá… apenas queda una brizna de concentración para los ruidos y los chirridos de los compositores contemporáneos.

Sí, todo eso es muy comprensible, pero aun así no voy a renunciar a tratar de persuadir a los jóvenes para que escuchen lo nuevo. Abran sus oídos, por ejemplo, al nuevo álbum del ensemble norteamericano Eighth Blackbird, que incluye obras de tres compositores estadounidenses -David Lang, Julia Wolfe y Michael Gordon- además de fragmentos de la canción ornitológica de los Beatles. ¿Recuerdan a los Beatles? Eran compositores contemporáneos de mediados del siglo XX, no muy escuchados hoy en día…

Me encanta lo que hacen estos instrumentistas con los fragmentos de los Beatles. Un pedazo de Eleanor Rigby me llama la atención, entre una panoplia de ruidos de baño, interacciones y melodías reales. El álbum sólo dura 45 minutos, pero podría seguir escuchándolo durante horas.

Por su parte, el nuevo CD del Navarra Quartet, titulado Love and Death aletea desde la sombra al sombrero. No conocía el magnífico Lamento del torero de Joaquín Turina. Tras escucharlo he escrito al torero aconsejándole que se reentrene como músico para un empleo post-Covid.

El álbum incluye dos miniaturas del microminimalista húngaro György Kurtág, que demandan toda nuestra atención durante uno o dos minutos y recompensan nuestro esfuerzo mucho más de lo que podríamos imaginar. El resto del programa lo integran los Crisantemi de Pucinni, el cuarteto Sonata a Kreutzer de Janácek y La muerte y la doncella de Schubert, muy bellamente interpretados por el Navarra, aunque sin aportar demasiado a las tres novedades que ofrece el disco. La música nueva es buena. Pruébela.