Concierto de Ministriles de Marsias este sábado en la Catedral de Cuenca

Concierto de Ministriles de Marsias este sábado en la Catedral de Cuenca

El grupo de música antigua Ministriles de Marsias, junto al organista Javier Artiga, ofrecerá un concierto el próximo sábado, 12 de septiembre (21:00h.) en Cuenca, dentro del ciclo Música en la Catedral, haciendo revivir la música de las antiguas antiguas capillas de las catedrales.

La palabra «ministriles» denomina tanto a los instrumentos de viento como a los que los tocaban en las capillas de nuestras iglesias y catedrales para, junto al órgano, acompañar y sostener a los cantantes de las mismas. Ministriles de Marsias nos trae un rico programa para este concierto que reunirá a unos pocos autores en una selección que refleja las diversas fuentes de inspiración de los ministriles. Por una parte, la música vocal, de la que han escogido tanto versiones religiosas («Regina Caeli», del compositor vasco Juan García de Salazar, como profanas («vecchie letrose»), pues se halla muy ampliamente documentado el uso de versiones instrumentales de música profana con finalidad religiosa. Por otra parte, música instrumental para tecla (Cabezón, Correa) porque el mismo Hernando de Cabezón, el editor de las obras de su padre, nos dice en 1578 que «también se podrán aprovechar del libro los curiosos ministriles». Y, por último, una selección de música de danza. Esto último puede resultar lo más chocante para el espectador moderno, la costumbre de bailar en la iglesia en ocasiones especiales, que está documentada en las fuentes musicales por lo menos desde el «Llibre Vermell» de Monserrat (s. XIV) y ha llegado hasta nuestros días con los niños seises de Sevilla, durante el Corpus.

Ministriles de Marsiases ante todo un conjunto de “ministriles”, nombre de los instrumentistas de viento utilizados en las capillas de las catedrales para sostener a la voz humana. El grupo está especializado en la interpretación de la música española, no tan sólo instrumental sino también vocal, añadiendo cantantes y el órgano para recrear la que fue plantilla típica en las capillas de nuestras iglesias y catedrales, donde los ministriles resultaron indispensables desde finales del s. XV hasta bien entrado el s. XVIII y donde germinó nuestra mejor música. Han actuado en buena parte de Europa y de la geografía española en prestigiosos festivales de música antigua, tanto en solitario como en colaboración con grupos vocales o junto a un solista, ya fuera tañedor de órgano o cantante