Carles Magraner y su Capella de Ministrers, siete lustros de ilusión - Scherzo
Lo último