BOGOTÁ / La calidez del Cuarteto Casals

BOGOTÁ / La calidez del Cuarteto Casals

Bogotá. Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango. 12-II-2020. Cuarteto Casals. Obras de Beethoven.

Febrero marca el inicio de las temporadas de las instituciones musicales en Bogotá. Dentro de ellas, una de las aperturas más interesantes ha sido la de la Temporada Nacional de Conciertos Banco de la República 2020, con una interpretación integral de los cuartetos de cuerda de Ludwig van Beethoven a cargo del Cuarteto Casals. Es importante anotar que este conjunto catalán está realizando una extensa gira a diversas ciudades de Colombia. Entre ellas se pueden citar Leticia que está ubicada al sur de país, junto al río Amazonas, como también Cartagena de Indias a las orillas del mar Caribe. Es decir, dos puntos cardinales totalmente distantes entre ellos y, sobre todo, disímiles culturalmente.

Entre las diversas ciudades en donde se va a presentar el grupo Casals, solo Bogotá tendrá la oportunidad de escuchar los diez y seis cuartetos de cuerdas del compositor alemán. En el concierto inaugural de la Sala de Música de la Biblioteca Luis Ángel Arango, los músicos mezclaron los dos estilos musicales beethovenianos. De un lado, interpretaron las obras más juveniles que contrastaban con los del ciclo Razumovsky.

El centro de la interpretación del Cuarteto Casals en la belleza del sonido de las cuartetos de cuerdas y, no es por nada, se percibe la exquisitez de la armonía con una clara áurea mediterránea que contrasta con la seriedad de los grupos del norte de Europa, en especial los alemanes. El centro de este conjunto es la elegancia del sonido de las cuerdas ya que en ningún momento se sintió un sonido rechinante, metálico. Tampoco abusan del dramatismo romántico al forzar las interpretaciones, sobre todo, en el caso el de los Razumovsky. En cuanto a la parte rítmica, evitan la obsesiva precisión relojera de muchas agrupaciones y, en este sentido, se decantan por una flexibilidad en el desarrollo de la línea musical.

Dentro de las obras que interpretaron, se destaca el Cuarteto para cuerdas nº 3 en Re mayor, Op. 18, nº 3, una de las obras juveniles del compositor, en donde se advierte toda la elegancia del sonido cortesano. En esta composición se perciben los ecos de Mozart y de Haydn, en donde se evoca un aristocrático modo de apreciar el arte y el sonido. A partir de una vívida interpretación, el Cuarteto Casals, logró captar el amable y despreocupado aire palaciego. Es de destacar que en el segundo movimiento, el Andante con moto, se percibió un precioso juego armónico entre los instrumentistas, con los trinos de los violines realizados con gran distinción, así como los crescendos, los cuales fueron moderados, nada violentos como suele suceder.

Además, en la primera parte se presentó el Cuarteto de cuerdas nº 2 en Sol mayor, Op. 18 nº 2. En esta composición, ya se presenta el vívido estilo beethoveniano. De este modo, el Scherzo-Allegro estuvo dinámico con los contrastes de volumen de las cuerdas, pero sin llegar al excesivo dramatismo, ya que muchos conjuntos no logran diferenciar las diferentes dinámicas de los procesos compositivos de Beethoven y, por esta razón, en muchas interpretaciones sólo se percibe el sentido dramático del romanticismo. En este caso, el grupo Casals logra estas pequeñas pero grandes distinciones entre cada una de las partituras lo que permite que cada obra tenga su distintiva e individual interpretación.

Finalmente, la última obra del concierto fue el Cuarteto de cuerdas nº 7 en Fa mayor, Op. 59 nº 1, Razumovsky. La interpretación de los intérpretes correspondió al modo del Sturm und Drang de Beethoven, ya que el sonido tuvo sus momentos tormentosos, en especial en el Allegretto vivace e sempre scherzando, donde la armonía juguetona de los contrastes armónicos estuvo muy bien diseñada. Sin embargo, los miembros del grupo tomaron este fragmento con suma seriedad y, se les olvidó un poquillo de ligereza en este movimiento para apaciguar los ardores de la pasión anímica del compositor. Mucho más lírico se percibió el Adagio molto e mesto, en donde cada uno de los integrantes logró una conjunción perfecta con una elevada interpretación de este fragmento.

La Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá conmemora el 250º aniversario del nacimiento de Beethoven con la interpretación integral de los cuartetos de cuerda a cargo del grupo Casals. Lo más notable de la gira del conjunto catalán es que no solo actúa en Bogotá, sino también en otros lugares de Colombia, sobre todo, las pequeñas ciudades lo que permite la democratización del arte musical en un país en donde la diversidad cultural es una de sus principales características.