Una ‘Tosca’ con aires de Hollywood para cerrar la temporada del Teatro Real

Una ‘Tosca’ con aires de Hollywood para cerrar la temporada del Teatro Real

Tosca de Puccini clausurará la temporada del Teatro Real de Madrid a partir del próximo 4 de julio. Serán dieciséis funciones, con tres repartos en los que figuran grandes estrellas de la escena lírica internacional. En el papel protagonista se turnarán Sondra Radvanovsky, Maria Agresta y Anna Netrebko; en el rol de Scarpia harán lo propio Carlos Álvarez, Gevorg Hakobyan y Luca Salsi, mientras que habrá cuatro Mario Cavaradossi: Joseph Calleja, Michael Fabiano, Yusif Eyvazov y Jonas Kaufmann.

El montaje escénico de esta Tosca se debe a Paco Azorín, procedente de una coproducción de hace siete años entre el Gran Teatre del Liceu de Barcelona y el Teatro de la Maestranza de Sevilla. La dirección musical es de Nicola Luisotti, al frente de la Orquesta y Coro titulares del Teatro Real.

Esta Tosca es, en palabras de Azorín, un “thriller cinematográfico”. En esa idea abunda Luisotti, quien la considera la “antesala de Hollywood”. Durante la presentación ante los medios de comunicación, Luisotti rememoró la tragedia real paralela a la obra que tuvo lugar durante la II Guerra Mundial en su pueblo de la Toscana, Bargecchia. Puccini lo visitaba a menudo y es ahí donde arranca precisamente el primer acto: los fascistas, en 1940, quieren fundir las campanas de la iglesia para fabricar cañones, pero el párroco se niega pretextando que Puccini las ha inmortalizado y hecho sagradas. Desisten en su intento, pero vuelven a ello en 1944, ya que sospechan que en esa iglesia los partisanos esconden armas, lo cual es cierto. El cura es finalmente fusilado, pero las campanas se salvan.

Estamos ante “una crítica al poder y el pensamiento único; en particular, al poder que se ejerce contra los artistas”, señaló Azorín durante el acto de presentación, en el que, además de él y de Luissoti, también estuvieron presentes Sondra Radvanovsky, Joseph Calleja y Carlos Álvarez.