MADRID / La vigencia de Joaquín Rodrigo