LAS ROZAS / Un ‘Dido y Eneas’ brillantemente multitudinario