MADRID / OCNE: 50 años y una adaptación para resucitar