Los europeos, según Orlando Figes