‘El sombrero de tres picos’, cien años después