Baudelaire y el wagnerismo francés