PERALADA / Un ‘Orlando’ para los anales de la ópera