MADRID / Christian Zacharias: ¡que viva la fantasía!