‘Pelléas et Mélisande’: cuando todo cambió