Un músico italiano recopila más de 8.000 partituras escritas en los campos de concentración