Colom y Mompou: treinta años después