Los Músicos de Su Alteza regresan a la actividad con un Beethoven de lo más infrecuente