Álvaro Albiach, una titularidad ejemplar