CÓRDOBA / Salvador Mas: rigor y sobriedad