GRANADA / La elegante expresividad de Rafael Aguirre