¿Es este el fin de la ópera en los Estados Unidos?