Pablo Ferrández toca los dos conciertos para violonchelo de Shostakovich con la Euskadiko Orkestra