Thomas Adès: “La música es un efluvio del espíritu del aire, una experiencia tan primitiva como misteriosa”