La ópera, de la excelencia a la necesidad